Falta de calefacción y un frío inaguantable en las casas bogotanas

· Uncategorized
Authors
Deja que el gamín te tumbe un poco de lo que traes…

Por Ewa Kulak del sitio ewakulak en Colombia, adaptación de Albeiro Rodas y Yulth Oyola, la primera foto es de asheyaull, “Bogotá”,

Ewa Kulak es una profesora polaca radicada en la ciudad de Bogotá. En su sitio ewakulak en Colombia, presenta cómo ve al país, al que considera su segunda patria. Publicamos en esta oportunidad un buen artículo suyo que muestra cómo es el clima de la capital del país, muy contrario a lo que dicen los versos del cantautor argentino León Gieco, aunque el tema de Gieco son los niños de la calle.

BAJO EL SOL DE BOGOTÁ
León Gieco

Otra vez debajo del sol de Bogotá
clima caliente como el aguardiente

Mercado de diez mil cosas a la vez
se tranza el precio en las calles.

Deja que el Gamín te tumbe un poco de lo que traes
esa es la única forma que tienen para ganar.
Deja que el Gamín te tumbe un poco de lo que tráes
es una forma cariñosa que tienen en Bogotá
Uy uy uy uy uy uy uy uy

Monserrate vigila la historia silenciosa,
de que vaina vienes mamacita hermosa.
Por el mundo ruedan los mismos problemas,
el que la tiene se siente y el que no, tambien.
Deja que el Gamín te tumbe un poco de lo que traes
esa es la única forma que tienen para ganar.
Deja que el Gamín te tumbe un poco de lo que tráes
es una forma cariñosa que tienen en Bogotá.


Falta de calefacción y un frío inaguantable en las casas bogotanas

Ewa Kulak, fotos de su sitio. 09 de junio de 2007

En Colombia, debido a su ubicación geográfica y cercanía con el ecuador, no hay estaciones del año, de lo que he escrito ya varias veces. De todas formas, a lo largo del año, se pueden observar dos temporadas: la seca y la lluviosa.

En este momento, en Colombia empezó la temporada de lluvias. Llueve y no deja de llover… Por un ratico, sale el sol y yo rápido abro la ventana del balcón y me acuesto en la cama como una lagartija, porque solo allí el sol me calienta bien. Pero en unos minutos, otra vez vuelve a llover. Y lloverá así durante varias semanas o, tal vez, meses.

Además de la lluvia, Bogotá está muy fría. A veces, la temperatura baja por la noche hasta los 5ºC.

De acuerdo con una respuesta que he recibido, la sensación de frío médicamente es la resultante de tres factores: de la temperatura, de la humedad y del movimiento (corrientes) del aire. Es por esta razón que a veces las temperaturas por debajo de 0 grados, pero sin el viento y con una humedad muy baja, no provocan la sensación de mucho frío. Por el contrario, una temperatura relativamente alta, con viento y/o mucha humedad da la sensación de un frío terrible.

Las casas y los apartamentos bogotanos no están adaptados para este clima. Las construcciones capitalinas están hechas para el trópico: para Cartagena, Barranquilla, Cali, hasta Medellín, etc., pero no para una Bogotá fría, húmeda y lluviosa.

Las ventanas de las casas tienen solo un vidrio y las paredes son muy delgadas. La verdad es que en muchos apartamentos hay chimeneas, muy románticas y agradables, pero es imposible calentar un apartamento de 80 o 100 metros cuadrados con una sola chimenea ubicada en la parte de sala comedor.

La única persona que conozco en Bogotá que tenga la calefacción central en la casa, es mi ex estudiante, francesa, que vive en uno de los barrios más lujosos de la capital. Pero ella también se queja. Resulta que tiene la calefacción, pero es la calefacción para todo el edificio manejada por la administración. Así que dependiendo si el administrador siente el frío, la prende o no.

Cuando públicamente empiezo a quejarme por el frío, subrayando que en mi vida he sentido tanto frío en ningún lugar que he visitado, los colombianos me miran raro. “¿Qué está diciendo? En Polonia debe nevar durante todo el año, así que ¡el frío debe ser insoportable!”

El frío nos afecta a todos, no solo a mí, también a los colombianos. Mi amiga Orlis está en la casa en una chaqueta gruesa y calcetines de lana. Mi amigo Jaime para trabajar en su computador, se envuelve en una cobija. Nosotros tratamos de calentarnos con una manta de camello traida del desierto de Gobi de Mongolia y un calentador de aceite prendido prácticamente toda la tarde.

Pero lo peor de todo esto, es que en Polonia todos piensan que aquí hace un calor tropical a lo largo de todo el año y que en las tardes, me siento debajo de una palmera.

No me queda más, sino hacer buena cara al mal tiempo… Pero primero, tengo que curar la gripa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: