Ciclovía ¿Está lista Nueva York?

· Uncategorized
Authors

Traducción del blogger Ciclovia: Is NYC Ready?

De Streetsblog (publicado el miercoles 6 de junio), traducción: Al Rodas.

Nueva York. Con un exitoso del pasado Mes de la Bicicleta (Bike Month) y un espectacular Tour de Brooklyn realizado, posiblemente tengamos la oportunidad de soñar aún más en cómo celebrar a nuestros ciclistas, calles y a las comunidades de esta ciudad.

Estuve recientemente en Bogotá en su evento semanal de la ciclovía y experimenté personalmente lo que sería quizá una de las más simples y poderosas ideas para crear un movimiento vital en las calles y hacerlo real.

“Esto es como un gigantesco parque pavimentado que está abierto siete horas en la semana y gente de todas las edades y condiciones toman parte por encima del espacio dominado por el tráfico vehicular de manera divertida”. Esta es la manera como Gil (Guillermo) Peñalosa describe el evento que él lideró y que terminó siendo de un renombrado éxito mundial. La ciclovía no es un pequeño acontecimiento. Con gran liderazgo en la ciudad por parte de Gil y otros, el evento llegó a ser lo que es ahora. Cada domingo y días de fiesta un número de 1.5 millones (hasta 2 millones) de personas utilizan las más de 70 millas de las calles de la ciudad para todo excepto para autos.

Cuando Gil Peñalosa fue el comisionado de parques en la administración anterior de su hermano (Enrique), habían 8 mil millas y cerca de 140 mil ciclistas cada domingo. ¡En dos años se ha incrementado la distancia a 70 mil millas y 1.5 millones de personas! Gil también lideró la creación de estructuras de control con líderes, voluntarios, uniformados, comerciantes, recorridos y otras actividades como aeróbicos, día del ciclismo, vendedores ambulantes y puntos de reparación de bicicletas.

A Gil le gusta decir: “¡Puedes ver gente en una bicicleta de 5 mil pesos y otras en bicicletas de 50 mil, pero todos disfrutan lo mismo! Ricos y pobres, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, bajos y altos… ¡TODOS!” El evento está además acreditado con la generación de ciclistas cada día gracias a la extensiva red de carriles protegidos para bicicletas en la ciudad (creadas por la administración de Enrique) lo que hace que rápidamente la gente se sienta cómoda de conducir bicicletas en una ciudad en la cual previamente había muy pocas.

Con un promedio de 1.5 millones de personas en una ciudad con una población de siete millones, se convierte en un evento realmente popular. Las encuestas muestran que no son los mismos 1.5 millones de personas cada semana, sino que al menos 4 millones son usuarios en algunas ocasiones del año. Las encuestas también demuestran que la gente permanece en la ciclovía un promedio de 4 horas y 15 minutos, cuando la rutina normal sólo les ocupa 48 minutos.

Gil está seguro en señalar además que “van a caminar, conducir la bicicleta, patinar o hacer aeróbicos… Y ver gente, una actividad muy humana y preferida”. Ciertamente, lo que más me impresionó por encima de todo fue el estar allí afuera, entre miles de personas que vi siempre tan alegres y amables.

El contagioso y experto entusiasmo de Gil está siendo compartido por todo el mundo y trabaja con otras ciudades para promover la caminata, el ciclismo y el acondicionamiento de lugares como director de Camina y Pedalea por la Vida en Oakville, Canadá. Entre sus muchos esfuerzos, Gil trabaja en la actualidad con líderes en Chicago, Cleveland, Baltimore y Vancouver tratando de desarrollar programas similares de ciclovía a menor escala. También contribuyó con gran éxito a llevar a cabo el programa en Guadalajara, México que ahora está en su tercer año. El programa comienza con 8 millas y cuando alcanza los 75 mil participantes, puede incrementarse a 14 millas que actualmente atrae a 140 mil personas cada semana. Algunas otras ciudades suramericanas como Quito, Ecuador y Santiago de Chile han creado con éxito programas similares.

Claramente esta es una idea que puede ser aplicada con relativa facilidad en diferentes formas en un ámplio contexto urbano. Como dice Gil “la infraestructura está ahí, no hay mayores necesidades de inversión de capital, no se necesitan complejos deportivos que construir. Es un costo operacional y tiene voluntad política, empleados oficiales emprendedores (buscar soluciones a los problemas y no problemas a las soluciones) y una comunidad que involucrar.

¿Cómo podemos comenzar a planear semejante idea en Nueva York? ¿Cómo podría desarrollarse de una manera política que convenza y sea lo suficientemente atrayente de ir adelante? ¿Podriamos cerrar Broadway los domingos? ¿Qué tal Brooklyn’s 5th Avenue o Bedford Avenue? ¿Cerrar algunas calles al tráfico vehicular en los vecindarios de Hassidic los domingos podría ser apropiado? ¿Dónde más?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: